Declaración de Propósitos

Este nuevo espacio denominado “Aportando Valores”, sale de la inquietud personal, porque creo firmemente que tenemos la obligación ética y moral de aportar conocimiento a la sociedad, de sumar y no restar, porque son momentos difíciles, porque vivimos situaciones complicadas, porque quizás sea mucho más fácil quejarnos y quedarnos quietos, que hacer cosas positivas que hagan de nuestra vida y de nuestro día a día algo más llevadero.sociedad

Afloro mi vena más “macarra” y saco a pasear mi YO más indignado, y miro a mi alrededor, me encanta observar a la gente, y veo caras de tristeza en la calle, escucho conversaciones de gente que ya no puede conciliar el sueño por miedo a una orden de desahucio, a perder el trabajo, a no poder hacer frente a una hipoteca, a un futuro incierto, a toda una generación perdida que algún iluminado nos ha catalogado como la Generación Y, asombrosamente resuelta que esta generación Y, es la generación más preparada de la historia. Gente que ha tirado la toalla, porque piensa que encontrar trabajo es algo así como la película de Misión Imposible. Y si encendemos la televisión, ni te cuento, actualmente ver un telediario es algo así como verlo, digerirlo y no morir en el intento. Cifras de corrupción, el PIB que va a la deriva, la Prima de Riesgo que es peor que una montaña rusa, los bancos, los políticos, robos, malos tratos…. ¿no pasa nada bueno en el mundo? Mira que somos millones de habitantes!!! Digo yo que algo bien haremos ¿no?

Si tu respuesta es sí, entonces coincides conmigo. Este espacio nace por esto, porque creo en las personas, porque me indigna que me llamen Generación Y, porque tenemos muchos conocimientos y muchas ganas de demostrar lo que sabemos hacer, porque juntos aportamos valor y porque con hechos y actos diminutos, podemos juntos,  hacer grandes logros que sumen cosas positivas a la sociedad. Dejemos de pensar que de esto no podemos salir, claro que se puede salir, y saldremos, pero con la ayuda de todos, del bien y de la sociedad en común, de la cooperación, de tenderle una mano al compañero, a mi vecino, a mi amigo.

Adelante, quedarse en plan pasivo no nos va a beneficiar en nada. Démosle la vuelta a la situación y empecemos a trabajar de persona a persona, de forma activa, generando un valor, basado en principios éticos y morales. Este triunfo es nuestro, de las personas.